Inicio Internet Un mejor clima con aroma de mujer

Un mejor clima con aroma de mujer

126
0
Compartir
Imagen de Un mejor clima con aroma de mujer El Man del Clima

Es importante recordar que el cambio climático impacta de manera diversa a mujeres y hombres. Los roles y responsabilidades socialmente construidos son obviamente muy diferentes unos de otros, y la desventaja para enfrentar el clima la llevan las mujeres. De acuerdo con la Agencia Mujeres de la ONU-2012, casi el 70 % de los 1,3 mil millones de personas que viven en situación de extrema pobreza son mujeres, y el mayor impacto del clima en los territorios es precisamente el incremento de esta pobreza.

Según Anke Stock, doctora abogada alemana de la Universidad Humboldt en Berlín la desventaja se debe a su bajo estatus socioeconómico comparado con el de los hombres que las hace mucho más vulnerables en condiciones de pobreza, sumándose a las desigualdades culturales típicas del género con estereotipos tradicionales construidos por el propio hombre, divisiones y diferenciaciones de tarifas laborales legales que exacerban mucho más la capacidad de recuperarse ante los desastres climáticos, especialmente en países pobres y en desarrollo.

Además, para Anke, a las mujeres socialmente se les responsabiliza de asegurar la supervivencia de las familias a través del suministro de agua potable, alimentos nutritivos y combustibles para la cocina, los cuales son cada vez más escasos. Las mujeres enfrentan frecuentemente mayor cantidad de trabajo que los hombres, con oportunidades desiguales de supervivencia ante una emergencia como su baja capacidad de movilizarse y las limitaciones en su movilidad con los abuelos y niños, sin nombrar su poca participación en la toma de decisiones para el desarrollo de actividades productivas, inclusive en la degradación de suelos o en actividades de deforestación. Y es precisamente esta razón la que las hace menos contribuyentes a la causa del cambio climático que los hombres.

Su gran ventaja para enfrentar este problema es que tienen mayor capacidad de negociar y de ofrecer otras perspectivas y soluciones intermedias para el cambio transicional hacia una economía más responsable, de buen trato con los suelos, verde, justa y basada en bajas emisiones de carbón y demás gases efecto invernadero.

En Colombia tenemos el ejemplo de la mujer cafetera. Se estima que la mitad de los miembros de las familias cafeteras son mujeres. Una quinta parte de las fincas son administradas por ellas y aproximadamente el 20 % son mujeres cabeza de familia.Imagen de Mujer Cafetera Colombiana El Man del Clima

Es por esto que desde 2005, el Programa Mujeres Cafeteras de la Federación Nacional de Cafeteros ha transversalizado la perspectiva de género en su propósito de garantizar la equidad en los procesos laborales y familiares, buscando que las preocupaciones y experiencias tradicionales de las mujeres, hombres y familia, con relación al acceso al agua, servicios y alimentos, sean parte de la política de sostenibilidad del sector.

Entre muchos logros, el Plan Estratégico 2015-2020 ha empoderado y facilitado el acceso a mercados a mujeres cafeteras a través de la formalización de 40 asociaciones, implementando estrategias de gestión de riesgo, fortaleciendo las políticas de gobierno corporativo y asegurando que la sostenibilidad financiera del negocio sea de verdad de largo aliento. Todo bajo el gran liderazgo de Ana María Lleras, coordinadora del Programa Mujeres Cafeteras de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC).

“Las mujeres son los principales agentes para el progreso en el cambio climático”. lo ha dicho varias veces Ban Ki-moon, exsecretario de las Naciones Unidas. Su mayor capacidad para soportar el dolor, resistir los embates del clima y planificar durante el tiempo las ha hecho protagonistas del pasado, presente y futuro.

Por esta razón todas las mujeres deben continuar aumentando su conocimiento y capacidad para reducir las vulnerabilidades y exposiciones de sus familias a través de la adopción de medidas que reduzcan los riesgos e incrementen sus ingresos a través de las oportunidades que deja también el clima extremo.

Las mujeres tienen el aroma para arreglárselas de manera eficiente en situaciones de crisis, pero también para diseñar el plan de vida correcto para el país y su familia.

Ricardo Lozano – El Man del Clima

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here