Inicio Internet Sostenibilidad: Nada en demasía

Sostenibilidad: Nada en demasía

150
0
Compartir
Imagen de Sostenibilidad: Nada en demasía El Man del Clima

Ni abatido en los reveses ni demasiado altivo en los triunfos es el consejo que siempre daba el filosofo español Carlos García Gual, o Nada en demasía dirían otros. Inclusive frase similar se le atribuye a la misma Sor Juana Inés de la Cruz, la cual recordé esta semana, en la entrega del Premio Nacional de Ecología-Planeta Azul celebrada en Floridablanca-Santander, en donde me pude percatar lo anónimas que están las sociedades y las empresas colombianas que realmente se esfuerzan por garantizar el equilibrio de la vida a través de la conservación y recuperación del agua.

Este año el programa “Gestión Inteligente del Agua -Manos al Agua-” de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia-Bogotá, se quedó con el primer lugar en la categoría Empresarial que involucra comunidades cafeteras de Antioquia, Caldas, Cauca, Nariño y Valle del Cauca, que organizadas en la gestión integral del recurso hídrico reducen la presión sobre sus cuencas abastecedoras.

En la convocatoria para las pequeñas y medianas empresas, el ganador fue el proyecto “Prevención de contaminación ambiental, Producción Más Limpia-PML”, presentado por Industrias León (Palmira, Valle del Cauca). Fundamental destacar la labor de Liliana León, su líder, organizó una red de mujeres que promueven e implementan programas de la olvidada estrategia de Producción Más Limpia, que en los 90 fue el programa más eficiente que tuvo la gestión ambiental del país.

En la categoría “General” el primer puesto fue para el programa denominado “Cuidando el agua y educando cosechamos vida”, la cual fue formulada por la Fundación Dar Amor -Fundamor- Ecoaldea Mandivá (Santander de Quilichao, Cauca). El proyecto tiene su nicho en la proteccion, conservacion, recuperacion y generacion del conocimiento del recurso hídrico que le permite a la comunidad campesina y afro hacer uso racional de sus ecosistemas.imagen de Sostenibilidad Agua Potable El Man del Clima

Ademas de estos primeros lugares se entregaron más reconocimientos a la Fundación EPM en Medellín por su labor educadora alrededor del agua, al Resguardo Indígena del Guambia, en Silvia–Cauca por su labor ancestral de proteger los páramos, a la recuperación del agua de Arcos Dorados Colombia en Bogotá, a Comestibles Galeón en Medellin por la reducción del consumo y uso eficiente del agua, y al entusiasta proyecto Ekomuro Cosecha de Agua Lluvia de la Familia Alba Torres en Bogotá. Todos ellos inspiradores para la evolución de la sociedad colombiana.

En estos momentos en que los ciudadanos son llamados y arrastrados sin información ni conocimiento a tener posiciones extremas de cualquier índole, llámense religiosa, política, moral, económica, social o ambiental, es fundamental recordar a estas familias y empresas que crecen y educan de manera anónima desde sus oficios, con moderación, cautela, veracidad y laboriosidad. Tal como nos lo recomendaban los llamados Siete Sabios de Grecia y sus valores cívicos.

Uno de ellos, Solón, insistía en que las sociedades deberían tener dos actuaciones políticas: respeto a la justicia y rechazo de los extremos y abusos, línea ética que se interpone entre los ricos propietarios con desmesura y los ciudadanos pobres, empujados por sus deudas a la esclavitud. Solón lo hacía para aliviar la situación desesperada de los más pobres, contener el revanchismo y ofrecer a los más poderosos un puesto equilibrado en el gobierno.

Imagen de Sostenibilidad El Man del Clima

Y en el camino de la sostenibildiad surgen también las mismas posiciones. Ante una cultura académica y de conocimiento ancestral, surge la cultura popular mediática, que se concreta en máximas expresivas llevadas por el revanchismo o la intuición con el ánimo de ser.

En cambio la gestión ambiental decide basado en la medida, datos, información histórica, en la mesura, con límites y estándares establecidos. En el gusto por medir, pesar y ajustar las cosas a un patrón reconocido. Como la misma naturaleza: nada en demasiado, todo en equilibrio.

Felicidades a los ganadores y gracias a Margarita Marino de Botero, presidenta del comité directivo y al presidente del Banco de Occidente, Efraín Otero, por invitarme a reconocer a esta sociedad tan anónima y a la vez tan contemporánea en estos momentos.

Ricardo Lozano – El Man del Clima

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here