Inicio En Colombia Otra brecha abierta

Otra brecha abierta

122
0
Compartir
Imagen de Otra brecha abierta. El Man del Clima

¿Sabemos que del ecosistema donde se encuentra el Nevado del Ruiz depende el sustento del 70 % de los habitantes del municipio de Chinchiná? ¿Sabemos que el río que nace y se alimenta de sus glaciares genera más del 60 % del PIB del departamento de Caldas? ¿Sabemos que 19 áreas del Sistema Nacional de Áreas Protegidas Naturales suministran el agua que demandan alrededor de 25 millones de personas y que aportan al menos US$ 491 millones por adicionalidad hídrica para los habitantes de Bogotá, Cali, Bucaramanga, Manizales, Neiva, Santa Martha, Valledupar, entre otras.

Lo anterior solo se sabe visitando los nevados, lagunas, ríos, el territorio, con una nueva actitud de valorar su bien preexistente material e inmaterial, así como sus servicios.

Colombia no solo se caracteriza por poseer una de las brechas de distribución inequitativas de ingresos económicos más amplias de la región, sino una de las brechas más amplias para el acceso de la información sobre el estado de nuestros recursos naturales. A la lista de faltantes que adolecemos, el acceso a la información es una de ellas. Con la gravedad de que cuando invertimos siempre estamos saltando al vacío, es decir, sin información básica, sin medir ni prever sus consecuencias.

Uno de esos temas es el conocimiento sobre el ciclo del agua. Aparte de la academia y de los institutos de investigación en donde reposan dichos datos, los ciudadanos y empresarios toman decisiones relacionadas al acceso del recurso hídrico sin prever que este es limitado. Que las manifestaciones del clima son más extremas y frecuentes, y que sus consecuencias sobre la población o sobre un cultivo son mayores. Pero el culpable no es el clima, ni la mal llamada ola invernal, ni la naturaleza como nos gusta decir para lavar nuestras propias culpas, sino de nuestro mal relacionamiento con el territorio. Ese es el impacto que nos falta incluir dentro del análisis.

Imagen de Nevado del Ruiz. El Man del Clima

Tampoco es La Niña la culpable del desastre. Una y otra vez los mismos anuncios se repiten cada año sin que las autoridades de control le pongan fin a este vicio. En el país hemos aprendido a que ser damnificado o víctima sí paga. Y que ubicarse en las vegas de los ríos cada vez que bajan sus niveles para esperar el próximo ascenso es rentable. ¿Hasta cuándo nuestros gobernantes seguirán alimentando el ejercicio del victimario y no se concentran en estrategias de prevención con investigación?

Tal como concluyó la academia en los Encuentros por el Agua en la sede de Isagén en Medellín, “la falla es de doble vía, entre los tomadores de decisiones y los productores de conocimiento, porque estamos planificando a 20 años, creyendo que el agua en esa época va a ser igual, y los estudios de la academia muestran todo lo contrario”. Es un grave tema que pasa desapercibido entre la sociedad, sin que ningún político proponga hasta ahora lo contrario.

La naturaleza no es estática, es dinámica, y el hombre la ha modificado y acelerado este proceso, haciendo que la disponibilidad del recurso hídrico ya no sea la misma, y tanto ciudadanos del común como empresarios sigan tomando las decisiones menos acertadas.

Como lo dijimos antes, solo hay una actividad humana que nos hace prolongar la vida. Nos suministra el agua para beber. Nos proporciona la energía y mejores alimentos. Reduce la contaminación, ejecuta procesos con alta eficacia y eficiencia, hace que volemos y nos salgamos del planeta. Hace que vayamos a lo más profundo del mar, naveguemos y corramos más rápido que cualquier otro ser vivo. Nos explica e ilumina la vida en momentos de penumbra. Hace caminar al que no tiene piernas, hace ver, escuchar y hablar al que no puede, y hace vivir al que no tiene esperanza. Pero ya no es solo la ciencia, sino el acceso a ella.

Con urgencia necesitamos una estrategia nacional no solamente para financiar la investigación sino para acceder a ella y cerrar la brecha de esta otra desigualdad cada vez más abierta.

Ricardo Lozano – El Man del Clima

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here