Inicio Placeres La hora cero

La hora cero

284
0
Compartir
Imagen La hora cero El Man del clima

Hace cuatro años, cuando tuve la última reunión con mis colegas del Ideam, la temperatura del salón de reuniones en Bogotá era en promedio 22 grados centígrados. Hoy, ese mismo termómetro, en las mismas circunstancias del entorno, registra en promedio 22,2. Esa es una de las principales evidencias del calentamiento global. Colombia y el mundo se calientan en promedio 0.04 grados centígrados cada año.

El clima es el conjunto de factores que nos definen como cachacos, caribes, paisas, pacíficos, bogotanos o santandereanos. De ahí la importancia de ser conscientes de ello. De la presencia y cambios de la humedad y la lluvia, de las olas del mar y de la brisa, de la temperatura del océano y del aire, de la pérdida de los bosques y suelos fértiles. En fin, de fijar siempre la atención en el cambio de estos factores, ya sea para adaptarse o aprovechar sus nuevas oportunidades.

Se acerca la cumbre de los 20 países más poderosos y desarrollados del mundo, llamados los G-20, a realizarse en Hamburgo – Alemania el 7 y 8 de este mes. Sobre ellos recae la gran responsabilidad global y la meta. Necesitamos que para el 2020 la creciente línea de calentamiento de la Tierra haga una inflexión y empiece a mirar hacia abajo. De no ser así, el planeta incrementará la intensidad y frecuencia de desastres hidroclimatológicos. Este será el mensaje que grandes notables llevarán a dicha cumbre.

Imagen de Cambio climático El Man del Clima

Christiana Figueres, exjefa de la Convención de Cambio Climático de la ONU; Hans Joachim Schellnhuber, del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático -IPCC-; Johan Rockström, del Centro de Resiliencia de Estocolmo, y otros reconocidos expertos, le recordarán a la Tierra esta realidad. A través de dos noticias, una buena y otra mala.

La mala es que ha finalizado la era en la que habíamos sido bendecidos en los últimos 100 años por tener un planeta notablemente resistente y capaz de absorber la mayor parte de nuestro abuso climático. Por eso necesitamos inmediatamente doblar hacia abajo esa línea creciente de emisiones para evitar impactos irreversibles del mundo moderno, como sequías devastadoras, inundaciones, olas de calor e incrementos irreversibles del nivel del mar, según la carta publicada por estos notables en la revista Nature esta semana.

La buena noticia es que mientras la temperatura aumenta, las emisiones mundiales de dióxido de carbón (la causa) se han mantenido prácticamente constantes durante los últimos tres años, dando así la esperanza de que han funcionado las acciones colectivas de mitigación de estos gases.

Para su solución, los expertos le propondrán al G-20 acciones más concretas como aumento al 30 % de generación de energías renovables para electricidad, implementar las estrategias de desarrollo bajo en carbono en principales ciudades y Estados con resultados cImagen de Quema de combustibles fósiles El Man del Clima oncretos para el 2050; elevar al 15 % el número de vehículos eléctricos nuevos vendidos; fomentar el crecimiento verde a través de reformas y normas para el uso de la tierra y la agricultura, frenar la deforestación, implementar políticas de producción más limpia -PML- que controlen las emisiones por quema de combustibles fósiles, así como el acceso de tasas de interés más bajas para la financiación de dichos procesos.

Es importante recordar que Colombia es catalogado como un país limpio con este tipo de emisiones, al igual que Costa Rica. Pero a pesar de ello el reto sigue siendo local. Las pérdidas económicas de los sectores productivos y de vidas de los colombianos por desastres todos los años se han vuelto una peligrosa costumbre. Tenemos que reducir a nivel veredal la exposición de nuestros activos y patrimonio social y ambiental a estas amenazas.

Los expertos argumentan que los próximos tres años serán cruciales. Se requerirán esfuerzos transparentes sin precedentes de políticos, empresas, ciudadanos, gobiernos locales y científicos. Calculan que las emisiones las podemos reducir de forma permanente en el 2020 y el umbral de temperatura que conduce a un irreversible cambio climático tendrá que esperar. Evitar el desastre es todavía posible, y aprovechar sus oportunidades mucho más. Llegó la hora cero.

Ricardo Lozano – El Man del Clima

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here