Inicio Sin categoría Con mentiras peligrosas

Con mentiras peligrosas

231
0
Compartir
imagen de Con mentiras peligrosas El Man del Clima

De qué nos ha servido decir que somos “ricos” en agua, orquídeas, aves, anfibios, mamíferos, bosques y culturas si no hacemos nada para protegerlos, al contrario esta frase de abundancia sin políticas reales prácticas de sostenibilidad ha hecho que cada año se pierdan más recursos. ¿Por qué preocuparnos de estos recursos dizque infinitos si son tan abundantes? Qué mal nos ha hecho.

Esta actitud ha permitido la ausencia de seguimiento y monitoreo en la ejecución de políticas públicas encargadas de su conservación, precisamente en las zonas más biodiversas, donde operan actividades para el tráfico ilegal de maderas, flores, plantas, mamíferos, insectos, aves, anfibios, minerales, agua y hasta de nuestra cultura, trayendo consecuencias sobre los servicios más vitales del país.

A pesar de los actuales aguaceros no es verdad que el país entero sea “rico” en recursos hídricos, si fuera así no tendríamos crisis de agua potable o agropecuaria por la ausencia del recurso. Esta afirmación depende de la región y del estado actual del río, cuenca o quebrada que se analice. Seguimos cometiendo el error de no reconocer que somos una nación de regiones y subregiones y que cada una tiene unas características hídricas, climáticas, bióticas y físicas completamente diferentes.

Por ejemplo, en la Región Andina o área hidrográfica Magdalena-Cauca fluye menos agua por kilómetro cuadrado que en el resto del país debido a la destrucción histórica de sus fuentes hídricas por parte de los habitantes con solamente 31,7 litros por segundo, es por ello que la mayoría de sus ciudades y veredas tienen actualmente graves problemas de abastecimiento.

Le siguen con menor rendimiento hídrico el Orinoco con 48,4 litros por segundo, la costa Caribe con 56,4 litros por segundo (dependiendo del departamento, pues el rendimiento no es lo mismo en el desierto de La Guajira al de la cuenca del río Sinú), seguido de la Amazonia con 69 l/s-km2, y en el Pacífico, con el mayor rendimiento hídrico, se estiman que corren 116 litros de agua /segundo.

Imagen de Políticas de Conservación sostenibles en Colombia El Man del Clima

En estas dos últimas regiones, donde tenemos más agua por kilómetro cuadrado, se concentra casi 60 % de la deforestación (140 mil ha/año) en Colombia, donde está el 100 % de los núcleos de persistencia de degradación con mayor relevancia en los municipios de Mesetas (Meta), La Uribe (Meta) San José del Guaviare (Guaviare), San Vicente del Caguán (Caquetá), Cantón de San Pablo (Chocó), río Quito ( Chocó), y Tumaco ( Nariño). El resto de municipios deforestados van camino a la desertificación.

En los meses de menos lluvia el agua potable desaparece en más de 400 municipios, los embalses no ofrecen la misma cantidad de agua y los cultivos ya no tienen las mismas condiciones de humedad y de escorrentía que antes. Los cafeteros, ganaderos y el resto de sector agropecuario siguen preocupados, porque el clima ya no es el mismo, y no hay quién los ayude, la humedad ha variado intensamente, los suelos no retienen las lluvias, los desliamientos han aumentado y la producción económica sigue disminuyendo.

Para no decirnos más mentiras necesitamos urgente el fortalecimiento de la capacidad del campesino, del generador de energía o de agua potable para planificar con información real sobre la variabilidad climática e hídrica estacional en cada vereda y cuencas abastecedoras, no necesitamos escenarios de cambio climático de largo plazo para el 2070, el problema es ahora. Lluvias intensas que acaban los cultivos o largos periodos de sequía que destruyen la capacidad de siembra.

imagen de Políticas de conservación sostenible El Man del Clima

A lo anterior se le suman la falta de prácticas inteligentes para mantener el suelo fértil con capa vegetal o arvenses que aumenten el rendimiento hídrico en dichas áreas con mayor materia orgánica que retenga la humedad, evitar la deforestación y quemas y aumentar la capacitad de los usuarios de la tierra con mejores prácticas agroforestales y silvopastoriles.

Las autoridades ambientales, climáticas, económicas, de planeación, educación, agropecuarias, energéticas, de servicios públicos, salud, financieras, tienen esta responsabilidad. Para que Colombia no siembre sobre mentiras del agua sino sobre verdades del campo.

Ricardo Lozano – El Man del Clima

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here