Inicio En El Planeta Alcaldes, sin miedo, actúen ya

Alcaldes, sin miedo, actúen ya

155
0
Compartir
Imagen de Alcaldes, sin miedo, actúen ya. El -Man del Clima

De acuerdo a la Agencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente –PNUMA-, alerta temprana significa la acción de identificar y evaluar de manera oportuna el surgimiento de amenazas ambientales que en el largo plazo pueden afectar negativamente la vulnerabilidad de las personas, de los ecosistemas y de los servicios que estos proporcionan. Y eso es lo que le pasa a Medellín. Es la única ciudad del país que les informa a sus ciudadanos del aumento o disminución del riesgo a la salud por culpa de la emisión de partículas que se incrustan en los pulmones. Como diría Héctor Rincón en el reciente programa de “Semana en Vivo”, con María Jimena Dusán “entonces es la única ciudad que les avisa a sus habitantes que se van a morir, en las otras ciudades ni siquiera se les avisa”.

Efectivamente, el Sistema de Alerta Temprana de Medellín y el Valle de Aburrá -Siata- cumple con su responsabilidad y de eso debemos sentirnos orgullosos. No solamente porque nos advierte del aumento de la amenaza sino porque por primera vez a nivel nacional se visibiliza lo que para muchos, a pesar de su color gris, era invisible, inclusive negada, la contaminación del aire en Colombia.

Es una amenaza nacional. No es un problema solo de Medellín. ¿quién nos podrá contar cuáles son las alertas tempranas minuto a minuto de la población expuesta en Bogotá, Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Pereira, Manizales, Armenia, Ibagué, Cúcuta y el resto de ciudades o corredores industriales de Colombia?

Las respuestas más efectivas para reducir la vulnerabilidad humana al cambio ambiental es reforzar los mecanismos que protegen a tiempo la vida.

A diferencia de las alertas relacionadas solamente con el clima, donde muchas veces son casi impredecibles, estas alertas ocurren como consecuencia de la degradación y manejo inadecuado del medio ambiente, debido a la quema de combustibles fósiles, cuyas consecuencias pueden predecirse de manera anticipada con algún o mejor grado de precisión que las otras.

Imagen de Medellín Colombia. El man del clima

Obviamente el culpable no es el clima ni la geografía de Medellín, al contrario, estas son las estructuras naturales que definen el territorio y cuyas características deberían ser claras para todos nosotros al momento de cortar un árbol, arrojar la basura al río o emitir nuevas partículas o gases al aire, que de manera colectiva respiramos. El triste resultado es lo que llamamos universalmente la tragedia anunciada de los comunes que actúan de manera egoísta individualmente.

Todas las ciudades que han experimentado estas alertas han salido de esta condición, y Medellín no será la excepción. Santiago de Chile, por ejemplo, buscó soluciones estructurales de largo plazo. Incrementó el control técnico mecánico de vehículos, redujo sustancialmente los costos casi gratis del trayecto en Metro, incentiva económicamente el uso de transportes eficientes y limpios, y controla la corrupción en los mecanismos de monitoreo ambiental.

Lo más importante es que de esta circunstancia debe salir una gran oportunidad. No se puede depender de las condiciones del clima para que la lluvia lave temporalmente las partículas del aire. Este es el momento para reconocer un grave problema y enfrentarlo con medidas efectivas. Aunque sean inicialmente impopulares, las decisiones de las autoridades municipales deberán estar a la altura de una problemática de salud pública. Deben ser acciones de largo plazo. Alcaldes, la gente en colectivo se los reconocerá.

Y al contrario, en vez de tomar la opción de callar sobre esta información los ciudadanos debemos exigir el incremento de confianza y capacidad de alertar de manera temprana la calidad del resto de recursos naturales que consumimos. Necesitamos más tecnología y profesionales en la observación del ambiente. Más evaluación, análisis y comunicación de los conflictos socio-ambientales, las amenazas acumulativas y la vulnerabilidad de las más frágiles personas, como los niños, mujeres y ancianos.

La mejor medida de prevenir los desastres está en el incremento de predecirlos, y a diferencia del resto de autoridades encargadas del tema, este Siata sí lo hace. Otro motivo más para sentirse orgulloso de la tierrita.

Ricardo Lozano – El Man del Clima

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here